...¿A QUIÉN NO PODRÁS AMAR? SI SÓLO HAY UN HOMBRE,
SI SÓLO HAY UNA MUJER, SI SÓLO HAY UN MUNDO...
DANIEL MACÍAS.

lunes, 19 de junio de 2017

VICENTE GALLEGO - SABER DE GRILLOS II



VOCACIÓN DE AMOR

La flor que sin un nombre
estalla en la cuneta
y nos pone perdidos de luz rara;
el sueño laborioso de la hormiga
que nos encuentra niños boquiabiertos.

Todo este desafuero en el que bullen
como carbón los ojos,
no hace falta decirlo, aunque nos haga 
tanta falta que suene.

*****

AL PASO

Como estrellas de bruces,
las piedras del camino
empapadas de luna.

Ya no tengo cuidado,
no veo otro remedio
que ir pisando luceros.

*****

EN EL HORNO

Quema aún en las manos.

Me lo han dado crujiente
–como la hoja de otoño–
mi pan de cada día.

¡Si ahora toco verdad,
si al tocar este pan toco mi espanto!

*****

TIERRA MOJADA

Batidos por la lluvia,
los senderos del monte bajan llenos
de pulpa casi dulce.

Tierra carnal, bermeja, arrebolada,
cómo hueles así, que no se logra 
decir a qué nos hueles, cuánta vida
se derrama en tu aroma, tierra nuestra
porque no eres de nadie y nos perfumas.

*****

CAMPOS DE GIRASOLES

Con que cuerpo de antorcha,
con qué desfachatez los girasoles
han hecho de los campos cosa suya.

Nunca fue gobernado por las llamas,
en tan alta justicia sometido,
un pedazo de tierra.

Ríndete, corazón,
que reina la belleza arrasadora.

*****

VICENTE GALLEGO
SABER DE GRILLOS
VISOR DE POESÍA
XIII PREMIO EMILIO ALARCOS

lunes, 12 de junio de 2017

ZBIGNIEW HERBERT - INFORME DESDE EL PARAÍSO



EL GUIJARRO

el guijarro es una criatura 
perfecta

igual a sí mismo
guardian de sus fronteras

con precisión repleto
de pétreo significado

con un aroma que a nada recuerda
a nadie espanta no despierta deseos

su ardor y su frialdad
son los justos y están llenos de dignidad

siento su pesado reproche
cuando lo tengo en mi mano
y su noble cuerpo 
absorbe mi falso calor

   –Los guijarros no se dejan domesticar
   hasta el final nos mirarán
   con su ojo calmo y clarísimo


*****

INFORME DESDE EL PARAÍSO

En el paraíso la semana laboral dura treinta horas
los salarios son más altos los precios no dejan de caer
el trabajo físico no fatiga (a causa de la menor gravedad)
partir leña es como escribir a máquina
el sistema social es estable y los gobiernos sensatos
de verdad en el paraíso se está mejor que en cualquier otro país

En principio debía haber sido distinto–
círculos luminosos coros y grados de abstracción
pero no se logró separar con precisión
el cuerpo de su alma y esta llegaba hasta aquí
con una gota de grasa con un hilo de músculos
se imponía sacar algunas conclusiones
mezclar un grano de lo absoluto con un grano de arcilla
una desviación más de la doctrina la última desviación
solo Juan lo había previsto: resucitaréis con vuestro cuerpo

A Dios lo contemplan unos pocos
es solo para aquellos de espíritu puro
los demás escuchan comunicados sobre sus milagros y diluvios
con el tiempo todos verán a Dios
pero cuándo sucederá no lo sabe nadie

De momento el sábado a las doce del mediodía
las sirenas mugen dulcemente
y de las fábricas salen proletarios celestes
llevando bajo el brazo sin garbo sus alas como violines.

*****

LA TENTACIÓN DE SPINOZA

Baruch Spinoza de Amsterdam
anhelaba alcanzar a Dios

mientras pulía lentes
en su desván
atravesó una cortina y de pronto 
se lo encontró cara a cara

estuvo hablando largo tiempo
(y mientras hablaba
su mente y su alma
se iban dilatando)
formulaba preguntas
respecto a la naturaleza humana

–Dios se acariciaba la barba distraído

preguntaba por la causa primera

–Dios se quedaba mirando al infinito

preguntaba por la causa última

–dios hacía chasquear los nudillos 
o carraspeaba

cuando Spinoza dejó de hablar 
díjole Dios

–hablas de manera hermosa Baruch
me gustan tues geométricos latines
y también tu clara sintaxis
la simetría de tus argumentaciones
hablemos sin embargo
de Cosas Verdaderamente
Grandes

–mira tus manos 
estropeadas y temblorosas

–te estás haciendo polvo la vista 
en esta oscuridad

–comes mal
vistes como un pordiosero

–cómprate una casa nueva
perdona a eses espejos venecianos
por reproducir lo superficial

–sé indulgente con las flores en el pelo
con los cantares del borracho

–preocúpate por los ingresos
como tu colega Descartes

–sé astuto 
como Erasmo

–dedícale un tratado 
a Luis XIV
de todas formas no lo leerá

–aplaca
la furia de tu racionalismo
que por ella han de caer tronos
y ponerse negras las estrellas

–piensa
en una mujer
que pueda darte un hijo

–ya ves Baruch
estamos hablando de Cosas Grandes

–deseo ser amado
por incultos y violentos
pues son los únicos
que en verdad tienen ansias de mí

ahora la cortina cae
y Spinoza se queda solo

no ve ninguna nube de oro
o luz alguna en las alturas

lo que ve es la oscuridad

y oye el crujir por la escalera
de unos pasos que bajando se alejan

*****

Zbigniew Herbert
Poesía completa
Lumen
Traducción de Xaverio Ballester

sábado, 3 de junio de 2017

DEREK WALCOTT - EXPULSADOS DEL PARAÍSO



Antaño se podía (aunque yo no) cruzar en coche
anchas praderas con charcos que rodean la casa,
llegar al calor de una playa vacía, aparcar
a la sombra de acacias y sus florecillas gualdas
(mi oficio incluye las costas desiertas, sin hollar);
mas llegaron hombres para medir con teodolitos
la tierra agreste y quebrada. Vi las fincas aciagas
sobre las que otro hotel de lujo se levantará
cercado, excluyendo a las gentes. Los nuevos gestores
de la historia se benefician sin remordimientos
y, de hecho, abogan por una política que hará
de la isla un centro comercial, sonreír a las olas
cual camareros o taxistas, las nuevas colonias 
junto al mar: esclavos sin grillos, sin sangre caída,
sólo vallas y señales, degradación por vida.
Gran libertad sentí al escribir bajo las acacias.


Derek Walcott 
Gacetas blancas
Bartleby Editores



lunes, 29 de mayo de 2017

PEI DI - WANG WEI - POEMAS DEL RÍO WANG



LAS MURALLAS DE MENG


Mi nueva casa está
junto a las puertas de Meng
entre viejos árboles
y sauces marchitos.
¿Quién me sucederá?
Lo desconozco.
Vana fue la tristeza 
de los que partieron.

                             Wang Wei

*****

He levantado mi casa
al pie de la vieja muralla.
Cada día subo varias veces
la vieja muralla.
Nada queda del pasado 
en la vieja muralla:
son los hombres de hoy en día
los que ahora la recorren.

                             Pei Di

*****

EL CERCADO DE LAS MAGNOLIAS

Las montañas del otoño
acogen la luz postrera, 
vuelan los pájaros
en pos de los que partieron.
A rachas destellan
rayos esmeralda,
y la bruma vespertina
no tiene donde quedarse.

                            Wang Wei

*****

El cielo azul se oscurece,
el sol se pone,
la voz de los pájaros
se une a la del arroyo,
la verde senda del agua
en la espesura se pierde.
Gozo de la soledad,
¿tendrás algún día fin?

                             Pei Di


Pei Di y Wang Wei
Poemas del Río Wang
ediciones del oriente y del mediterráneo

viernes, 19 de mayo de 2017

LA SOLEDAD SEGÚN SIMIC



Oh, copo de nieve rezagado
que te derrites al caer
en la oscuridad de mi ventana,

la eternidad, la que no tiene voz,
quiere oírte esta noche
hacer ruido.

*****

Si tan solo tuviera un perro, estos cuervos que se congregan
en mi patio sabrían lo que es bueno.
Si tan solo el cartero hiciera un alto en mi buzón,
me pondría a leer una carta en la calle
para que todos me envidiarais al pasar.

Si tan solo tuviera un coche que funcionara, 
me iría a la playa un día de invierno
para sentarme y ver cómo las olas
tratan de herir a los grandes peñascos
y se dispersan como ratones después de cada intento.

Si tan solo tuviera una mujer que me hiciera
una sopa caliente las noches de frío
y tal vez un pastel de chocolate,
del que me llevaría un trocito a la cama
para compartirlo con ella después de amarnos.

Si tan solo mis ojos pudieran ver mejor,
leería la historia de las aves que migran
sobre vastos desiertos y océanos
y de cómo necesitan volver a nosotros cada primavera
después de visitar muchos países exóticos y cálidos.

*****

Cuando me desperté en mitad de la noche
vi un caballo apostado en mi cama como si nada.
Querido qué alegría que estés aquí, le dije,
está nevando y has tenido que sentirte muy solo
y pasar mucho frío allá en tu cuadra,
ahora que el granjero y su mujer han muerto.

Te cubriré con una manta y comprobaré
si hay terrones de azúcar en la cocina,
como los que vi a un hombre con chistera
dar a una yegua en el circo, pero temo
que ya no estés a mi regreso, por lo que prefiero quedarme
y hacerte compañía aquí en la oscuridad.

*****

Algo o alguien que no acierto a nombrar 
me hizo sentarme y aceptar este juego
al que sigo jugando años después
sin conocer sus reglas o saber con certeza
quién va ganando o perdiendo,

por más que me devano los sesos estudiando
la sombra que proyecto en la pared
como un hombre que espera toda la noche
una llamada de un teléfono sin línea
diciéndose que a lo mejor suena.

El silencio a mi alrededor tan denso
que oigo un ruido de naipes barajados,
pero cuando miro a mi espalda, inquieto,
hay sólo una polilla en la ventana,
su mente insomne y desquiciada como la mía.


Charles Simic
El lunático
Vaso Roto Poesía


miércoles, 17 de mayo de 2017

FRANCISCA AGUIRRE - SONETO



Y si después de todo, todo fuera,
un ir muriendo para al fin morirnos
a qué este loco empeño en convertirnos
en contables de un tiempo que no espera.

Y si resulta que lo cierto era
este sermón que viene a repetirnos
que avanza el huracán para abatirnos
y es inútil y absurda esta carrera.

Entonces, amor mío, ten sosiego,
y aprovecha esta cueva que te ofrezco
y apura el agua que yo no he bebido.

El viento nos arrastra, frío y ciego,
toma mi manta mientras yo envejezco,
amarte de otro modo no he sabido.

Francisca Aguirre

lunes, 1 de mayo de 2017

H.D. (Hilda Doolittle)-TRILOGÍA-FRAGMENTOS


(...)
los poetas somos inservibles,
mas que eso:
nosotros, reliquias genuinas,
portadores del saber secreto,
retazos vivientes
de la banda que lleva el iniciado
dentro de los santuarios
no solo somos in-utiles,
somos patéticos:
esta es la nueva herejía;
pero si ni siquiera entendéis lo que las palabras dicen,
¿cómo os atrevéis a juzgar
lo que las palabras callan?
(...)

a través de símbolos secretos
nos reconocemos,
a pesar de que, distantes y en silencio,
nos crucemos por la acera
o en el rellano de la escalera;
a pesar de no cruzar una palabra,
nos mostramos sigiloso aprecio;
incluso en un saludo fugaz
o sin mediar sonido alguno entre nosotros,
conocemos nuestro Nombre,
nosotros, los iniciados sin nombre,
nacidos de una misma madre,
compañeros
en la llama.
(...)

Es harto difícil rescatar
la imagen del Cristo
de ese baratillo medieval
de figuras de saldo en escayola,
símbolos del culto al dolor y a la muerte;
creo, por esta razón, que el Sueño
se ubicó, con destreza, en interior
colonial, limpio y desnudo,
sin vidrieras ni cuadros,
color o imagen,
pues ahora parece evidente
que Amén es nuestro Cristo.

***

Llévame a casa
donde los canales
fluyen
entre orillas de lirios:
donde la garza
tiene su nido:
donde la manita 
ora sobre el juncal:
donde exclama el saltamontes:
Amén, Amén, Amén.

***

¿Cuál será nuestro fruto?,
¿cuál la flor?,
¿qué sabor poseemos?,
¿qué específico cura-naciones
alberga nuestra hoja?, ¿bálsamo,
albahaca?, ¿o es nuestra
la aguja, la hoja puntiaguda
de la palma?
¿nacimos de isla o de oasis
o fuimos plantados,
sin fruto, a la orilla del sembrado,
para esparcir sombra
sobre los recolectores
en la canícula del mediodía?

***

Midamos la derrota
en términos de pan y carne,
y los continentes
en la extensión relativa
de los campos de trigo; no enseñemos
lo que mal aprendimos
y no nos benefició;
no preparemos
pociones curativas a los muertos
ni inventemos
colores nuevos para ojos ciegos.

***

Hemos recibido demasiados dogmas
y muy pocas garantías,
demasiados: mas no se ha demostrado
lo suficiente que esto, esto, esto
es herejía: sé, y siento 
el significado que ocultan las palabras;
son anagramas, criptogramas,
pequeños estuches, adecuados
para incubar mariposas...



H. D. 
Trilogía
Lumen
Traducción de Natalia Carbajosa

domingo, 16 de abril de 2017

DEREK WALCOTT - EL VIAJERO AFORTUNADO - FRAGMENTO


(...)
Caras negras salpicadas con rocío continuo–
rocío en el croton moteado, rocío
en la hoja dura del ciruelo anudado,
rocío en las orejas elefantinas del taro.
A través de los dientes de Kurtz, 
craneo blanco en hierba de elefante
la ficción imperial canta. El domingo
se arruga río abajo desde el Corazón de las Tinieblas.
El corazón de las tinieblas no es África.
El corazón de las tinieblas es la esencia del fuego
en el centro blanco del holocausto.
El corazón de las tinieblas es la garra de caucho
seleccionando un escalpelo bajo la luz antiséptica,
las colinas de zapatos infantiles en el exterior de las chimeneas,
los instrumentos de níquel titilando en el altar blanco;
Jacob, en su última tarjeta, me envió estos versos:
"Piensa en un dios que no pierde Su sueño
si los árboles estallan en lágrimas o lloran los glaciares.
Así, imitando Su indiferencia, escribo ahora,
no Anno Domini: A posteriori Dachau".
(...)


Derek Walcott (Premio Nobel de Literatura 1992)
fragmento de El viajero afortunado
Huerga y Fierro Editores
Traducción de Vicente Araguas

miércoles, 12 de abril de 2017

T. S. ELIOT - EL TIEMPO



Están presente y pasado presentes
tal vez en el futuro, y el futuro
en el pasado contenido.
Si está eternamente presente el tiempo
todo, todo el tiempo es irredimible.
Lo que pudo haber sido es abstracción
que existe, posibilidad perpetua,
sólo en un mundo en teoría.
Lo que pudo haber sido y lo que ha sido
miran a un solo fin, siempre presente.
Resuenan pisadas en la memoria
por el pasillo que no recorrimos
hacia la puerta de la rosaleda,
que no abrimos nunca. Así resuenan
en tu mente mis palabras. (...)


En el punto inmóvil del mundo en rotación. Ni carnal ni descarnado;
ni desde ni hacia; allí, en el punto inmóvil, está la danza,
ni movimiento ni detención. Y no se diga que es fijo
el lugar que reune al pasado y al futuro. Ni procedencia ni dirección,
ni elevación ni descenso. Sin el punto, el punto inmóvil,
no habría danza y la danza es lo único que existe.
Puedo sólo decir que ahí estuvimos, pero no sé dónde está el lugar.
No puedo decir la duración, pues sería situarlo en el tiempo. (...)


El pasado y el futuro 
permiten tan sólo un poco de conciencia.
Ser consciente es no estar en el tiempo
pero sólo en el tiempo el momento de la rosaleda,
el momento en la glorieta bajo la lluvia,
el momento en la ventosa iglesia al caer el humo,
pueden recordarse; envueltos en pasado y porvenir.
Sólo en el tiempo se conquista el tiempo. (...)


Se mueven las palabras, la música
se mueve sólo en el tiempo; mas
lo que sólo vive no puede 
sino morir. Tras el discurso
las palabras aspiran al silencio.
Sólo en la forma, en el trazo,
alcanzan las palabras,
la música, la paz, como se mueve
perpetuamente el jarrón chino 
en su quietud. Pero no es la quietud
del violín mientras dura la nota,
no eso sólo, sino la coexistencia;
o digamos que precede al comienzo
el fin y que ahí estaban el principio
y el fin desde antes del principio
y después del final. Y es todo
siempre ahora. (...)

De pronto en un rayo de sol,
mientras se agita el polvo todavía,
surge la risa oculta de los niños
en el follaje:aprisa, aquí, ahora,
siempre... Ridículo el tiempo perdido,
triste, que se extiende antes y después.


Fragmentos del primer cuarteto de Four Quarters titulado: Burnt Norton.
T. S. Eliot.
Editorial: Cátedra.
Magnífica traducción de Esteban Pujals.

martes, 7 de marzo de 2017

JUAN BONILLA - ESTO QUERÍA SER UN POEMA DE AMOR


Esto quería ser un poema de amor

Tiras de las dos asas amarillas
y la bolsa se cierra.
Luego haces dos nudos
sobre las mondas de naranja y las cáscaras de plátano,
las sobras de la cena,
unas cuantas docenas de colillas
y una planta que ha muerto.
Son doce pisos luego y unos cuarenta pasos
hasta el contenedor –en el que apenas cabe ya ninguna bolsa.
En el momento de depositarla allí
se ha iluminado un número en tu mente:
setenta y seis. Son pocas todavía
las bolsas de basura que habéis llenado juntos
si las comparas con las más de mil
que Laura y tú llenasteis;
son muchas, desde luego, un escorial, si las comparas
con las apenas diez
que de aquel sótano de Londres donde Marge,
sacabas rumbo a un minúsculo depósito en el patio.
En La Habana Amarilis
cada noche colgaba la basura de las ramas de los árboles
–para evitar la proliferación de ratas–:
llenasteis juntos veintitantas bolsas.
Es fea, bien lo sabes, tu costumbre
de computar amores en bolsas de basura.
Tal vez un día de estos se te olvide.
Doce pisos arriba hay una luz: es tu cocina.
En el cubo hay una nueva bolsa que mañana llenaremos.



Esto quería ser un poema de amor
Buzón vacío (Pretextos 2006)
Juan Bonilla

sábado, 4 de febrero de 2017

KIRMEN URIBE - EL CEREZO


EL CEREZO

Ha muerto el cerezo de casa,
El que veíamos en flor desde la ventana,
¿te acuerdas?
Tan frágil frente a ese mar inmenso.

El cerezo es un árbol delicado.
me lo decía mi tío, ya sabes,
el que nos enseñaba dónde hacían sus nidos
las golondrinas.
El cerezo no suele vivir 
más allá de veinticinco años.

El perro de casa también ha muerto.
Bueno, lo mató el veterinario con una inyección.
Enloqueció de la noche a la mañana.
Al principio no quería salir de su caseta.
Luego empezó a matar ovejas y a morder a los de casa.

Murieron poco después de que murieras tú.

*****

Mientras tanto cógeme la mano
Kirmen Uribe
Visor de Poesía

jueves, 2 de febrero de 2017

JUAN BONILLA - AULLIDO


AULLIDO
Yo he visto a los mejores de mi generación
destruidos por el ansia de hacer mucho dinero.
Poetas conformándose con letras de canción,
pintores diseñando zapatos y sombreros.
Nuestro Truman Capote aprendió la lección
y emplea su talento de ávido reportero
en un programa bobo de la televisión.
Pero tiene un chalet, diez novias, cien roperos.
Quien estaba llamado a hacer la gran novela
gana millones con eslóganes baratos.
El vanguardista eximio escribió una zarzuela.
Y el artista rebelde que vivió en una gruta
decidió traicionarse, harto de malos ratos.
Se dedica a lo mismo que los demás: es puta.

AULLIDO
Tos fingida 2006
Juan Bonilla

martes, 31 de enero de 2017

JAIME SABINES - EL PEATÓN


EL PEATÓN

Se dice, se rumora, afirman en los salones, en las fiestas, alguien o algunos enterados, que Jaime Sabines es un gran poeta. O cuando menos un buen poeta. O un poeta decente, valioso. O simplemente, pero realmente, un poeta.

Le llega la noticia a Jaime y éste se alegra: ¡qué maravilla! ¡Soy un poeta! ¡Soy un poeta importante! ¡Soy un gran poeta!

Convencido, sale a la calle, o llega a la casa, convencido. Pero en la calle nadie, y en la casa menos: nadie se da cuenta de que es un poeta. ¿Por qué los poetas no tienen una estrella en la frente, o un resplandor visible, o un rayo que les salga de las orejas?
¡Dios mío!, dice Jaime. Tengo que ser papá o marido, o trabajar en la fábrica como otro cualquiera, o andar, como cualquiera, de peatón.

¡Eso es!, dice Jaime. No soy un poeta: soy un peatón.

Y esta vez se queda echado en la cama con una alegría dulce y tranquila.




Otros poemas sueltos.
Uno es el poeta (Antología)
Jaime Sabines
Visor de Poesía.

sábado, 28 de enero de 2017

JAVI LÓPEZ GOMIS - TEMBLOR I




PRELUDIO

caí. caí sin estar siendo. me lo contó mi hermano
/caíste como un árbol que se deja,
después convulsionaste.

sigo sin recordarlo
creo que el instante antes hubo un silencio mojado
y algo frío, una estatua enterrada en el asfalto
/caíste
como un árbol que se deja,
temblaste, después nada.

desde entonces habito nuevas sacudidas:
lo que vibra dentro de una sombra
lo roto que está en mí, después su eco
en el silencio de los seres buenos
mientras late lo demás. 
/no despertabas, te habías ido. cuánto miedo.

ahora tiemblo como
un árbol que se escucha
mientras la tierra empieza a arder.


Temblor
Javi López-Gomis
Ruleta Rusa Ediciones

jueves, 26 de enero de 2017

KIRMEN URIBE - MIENTRAS TANTO CÓGEME LA MANO


AQUEL DÍA

Me dirás que no es cierto, pero de vez en cuando parece
que el mundo se detiene. Que ha dejado de girar y,
por una vez amable con nosotros y como avisándonos, 
nos prolonga ese preciso momento, por siempre.

Me dirás que soy un exagerado,
que las cosas de las que te hablo no son tan importantes,
tan definitivas, comparadas con otras que pasaron.

Pero cuando aquella tarde de julio, 
siendo aún joven, aún tímido,
vi a todos los de casa jugando al fútbol en aquel prado,
lo mismo la niña más pequeña que los más ancianos,
en aquel momento comprendí
que pronto algunos de nosotros,
y aquel lugar, habrían desaparecido.

Aquel día no sucedió nada especial,
pero aquel momento,
aquel día de abejas de leche y prados de cera,
para mí será único siempre.

*****

ASCENSOR

Mi hermana y yo
hemos vuelto al hospital un mes más tarde.
Al entrar al hospital
mirábamos nerviosos a uno y otro lado,
como los peces rojos
que llevan los niños en bolsas de plástico.
A la izquierda, la sala en que esperamos durante la operación.
Allí pasamos también la última noche,
junto a la familia que esperaba un niño.
Al final del pasillo, el ascensor.
Durante dos meses, dos veces al día, subíamos al quinto piso,
a la sala de cuidados intensivos,
cada día con miedo de lo que hallaríamos,
cada día en busca de buenas noticias.

Después de firmar los últimos informes,
y a punto de salir,
le he dicho a mi hermana, al ver el ascensor:
"¿Por qué no subimos?
Igual todavía está allí, en su cama, esperándonos".

Mi hermana me ha mirado fijamente.
Tiene los ojos llorosos, pequeños
como las fresas silvestres.

*****

NO PUEDO ELEGIR

No me des a elegir
entre el Mar y la Tierra.
Vivo feliz en la linea que las une.
En esta cinta negra que mueve el viento.
En este largo cabello de un gigante desorientado.

Del Mar me gusta sobre todo su corazón de niño grande.
A veces rabioso, a veces capaz de dibujar
paisajes imposibles.
De la tierra, sus manos.

No puedo elegir
entre el Mar y la Tierra.
Sé que mi lugar es un hilo fino,
pero en el Mar me perdería
y en la Tierra me ahogo.

No puedo elegir. Me quedo aquí.
Entre olas verdes y montañas azules.


Mientra tanto cógeme la mano
Kirmen Uribe
Visor de Poesía